El Rincón de la Sierra de… Eduardo Gónzalez Badajoz

Este rincón de la sierra en San Lorenzo de El Escorial es muy especial para mi.

Situado en la falda del Monte abantos, muy cerca de “la penosilla” y del 2º mirador, que está situado en la subida al puerto Malagón.

Cuando niño, jugaba junto a todos los chicos del barrio del asilo ( asilo de María Leonor) por estos lugares que lindaban con nuestras casas, las últimas por la zona norte del pueblo. Acostumbraba a recorrer estos parajes, andando, corriendo y en bicicleta. El monte fue una prolongación de mi habitación, de mi lugar de juegos infantiles.

Carreras de bicis o de chapas, partidos de Beisbol o de fútbol, escondites o cabañas en los árboles… sin olvidar las peleas de piñas o las riñas habituales que siempre se saldaban con abrazo o una sonrisa.

Con el tiempo y creciendo , fui conociendo y hermanándome con la zona, dando mis paseos, corriendo o subiendo a por piñas y palos secos para la chimenea de mi casa. Como dije a toda esta zona del monte abantos, la considero mi hogar, parte de mi casa.

El rincón elegido, lo descubrí realmente, lo reposé y disfruté hace apenas 6 años, gracias a la intuición de un amigo y maestro. Es una gran roca que permite divisar la montaña de Abantos y del Pico del Fraile. La magia del lugar es inigualable. La Roca está rodeada de pinos, fresnos , jaras, retama, tomillo, cantueso y zarzas. permite relajarse sin la necesidad de oír “la civilización” y también con el premio de subir desde el pueblo ya sea andando o en coche ( dejándolo en el 2º mirador), uno se encuentra que puede otear el horizonte sin encontrarse edificaciones.

Es un lugar para descubrir y practicar el reposo, retiro o meditación. Recomendable en cualquier estación del año. El contacto con la naturaleza es vital siempre, pero más si cabe en estos tiempos, nuestra naturaleza etérea se fusiona con el etérico y físico del planeta, los reinos vegetal y mineral. Y estos paseos y andanzas por el monte ayudan a equilibrar nuestras emociones o campos sutiles. En lenguaje cotidiano, ayudan a quitar el extres, dolores de cabeza, musculares… en definitiva el campo, la tierra, es nuestro hogar, la realidad cartón piedra que nos rodea esta en mi opinión tocando a su fín, y pronto nos abrazaremos de nuevo con la naturaleza, con nuestros rincones de la Sierra…

Gracias.

email

Sobre chema